lunes, 21 de julio de 2008

El Camino de Regreso

Tengo un rato que no posteo en el blog (un buen rato), pero estoy de vuelta y con otra energía.

El ayuno de jugos fue una gran experiencia, algo muy interesante, y parte del proceso de llegar a un mejor estado de salud. Bueno, como todo eso ya es pasado y quiero pensar más en presente les platico de la última semana y toda su magia.

Eduardo está de vacaciones, ok, se fué a estudiar un curso a Mollina (cerca de Málaga) al principio del mes, y a finales de mes otro curso en Doncaster (cerca de Manchester) y no está por aquí... Un poco más de tiempo libre que hacer que hacer¿?. He estado haciendo muchas cosas, más ejercicio, retomando mi práctica de yoga, intentando meditar periódicamente.

Más ejercicio: desde hace mucho tiempo he sido inconsistente con el ejercicio, ahora tengo lo que va del mes practicándolo con regularidad, caminar y trotar en la mañana al menos 1 hora y media, después levantando un poco de peso en brazos, piernas etc. y bailar al menos una canción al día (sugerencia de la reina Kris Carr). Después hago una práctica corta de yoga, media hora por ahora, y empieza el día.

Después del ejercicio me gusta tomar el siguiente licuado: plátano, sábila (de mi patio), verdolaga (de mi patio), canela, agua, crema de semillas de girasol, y estevia. No suena deliciosa por escrito, pero en verdad lo es, está riquísima y es muy hidratante y remineralizante, es el gatorade de la naturaleza.

Meditar, me fue sugerido que empezara por hacer mucha yoga y después empezara a meditar. Y tengo confianza en quien sugirió esto, entonces, solo haré pequeños espacios en el día en los cuales tratar de encontrar silencio. Esto es más complicado de lo que esperaba. Digo una cosa es leer libros sobre estar en el presente y entender como funciona la mente y sus mecanismos, pero es muy diferente practicarlo, la mente me engaña, me dice que entender es suficiente.

Bueno eso es parte del aprendizaje de esta semana pasada, estuve dos días y medio en el desierto en un rancho muy interesante, un lugar ecológico y de sanación al que quería ir desde hace tiempo, el momento llegó y la experiencia fue muy útil. Me siento avanzar, caminando en pasos cortos y tranquilos en el camino que me correspode... La mayor parte de mi trabajo ahí fue de ver de frente mi ego, los vicios mentales, y tengo muchos más de los que creía... Pero nos seguimos moviendo, casi siempre hacia adelante. En este lugar hicimos un poco de trabajo, y es un gusto participar. También aprendí (en teoría al menos) a hacer adobes para construir. A mi amigo le tocó participar directamente en esa labor, pero es bueno saber.

Cada día me enamoro más de la idea de ser parte de una Aldea Ecológica, construirla y hacerla auto-sustentable, cultivar los alimentos de consumo propio y vivir sencillamente, cerca de la tierra y en armonía con ella, lejos, un poco lejos de las ciudades y sus locuras. Me encanta el proyecto que Anthony está realizando en Minnesota. Y aspiro a ser parte de iniciar un proyecto similar pronto.

El sábado pasado Ana y yo fuimos a tomar el curso de Biocultivo Intensivo Orgánico, y aprendimos las bases para empezar a cultivar nuestros propios alimentos, casi todo esto se tiene que aprender de forma práctica, y aprendimos mucho y convivimos coun grupo lindísimo de gente despierta. Y si, levantamos palas y picos, todo para empezar a asegurar la calidad de nuestros alimentos.

No puedo decir lo suficiente sobre la importancia de comer orgánico, digo mucha gente estaba consternada con lo de la salmonella, y los tomates estaban muy muy baratos. Yo misma dije, bueno es buen tiempo para comprar muchos tomates y deshidratarlos. En el super al ver la caja de tomates me llamó la atención una pequeña leyenda que decía: Este producto pudo ser rociado con ortho-phenylphenol como fungicida...... y llegando a la compu leí que esta sustancia esta muy ligada al cáncer de vejiga. Osea, la gente preocupada por la salmonella cuando este producto y muchos más pueden causar cáncer. El punto es que los productos orgánicos y mejor aún, los vegetales cultivados por uno mismo, son la mejor forma de incrementar la salud, con plena confianza en lo que tenemos en frente. También es la forma mas armoniosa de estar en contacto con la realidad y con la tierra (ahhh si esta oración suena muy hippie es porque lo es).

Ahhh tanto tiempo sin post hace que tenga mucho que decir... poco a poco.

Les comparto el siguiente video, está en portugués, pero claro que lo podemos entender ¿verdad?:

1 comentario:

CESAR VILLANUEVA dijo...

Gracias, Linda por que al concocerte me doy cuenta de que existe una posiblidad real y más amplia de llevar la alimentación a un nivel de vida más consciente y plena, en congruencia con la naturaleza y nuestra divindad.